Sep 26 / UDELIVE

La generación z dice no a las llamadas telefónicas

¿Odias que te llamen por teléfono?

No te preocupes, no eres el único. Los teléfonos celulares son más populares que nunca, pero las llamadas se han convertido en el peor enemigo de la generación Z.

La Generación Z creció acostumbrada  a la tecnología y si hay algo que nunca pueden olvidar en casa, es el celular. Pero, aunque parezca extraño, esta es la misma generación que odia hablar por teléfono. ¿Por qué ocurre esto? La respuesta te sorprenderá..
A menos hasta que suena el tono de llamada y de repente todo se paraliza. Usualmente, nos quedamos mirando la pantalla hasta que el tono termina, después nos fijamos en quién estaba llamando y luego decidimos enviar un mensaje.

¿Por qué ocurre esto? Según un informe de Vice, las llamadas incomodan a la generación más joven porque son ‘intrusas’. Quienes pertenecen a la generación Z están acostumbrados a recibir mensajes y correos electrónicos. En ambos casos, pueden ver inmediatamente quién les escribió, cuál es el tema de conversación y tomarse unos minutos para responder.
Si la generación Z odia hablar por teléfono, es porque este ritual se ve interrumpido de la peor manera. Con las llamadas, ese sentido de orden se pierde, y de repente estás hablando sobre el clima cuando lo único que te interesa saber es qué quiere la persona que te llamó.

LA GENERACIÓN Z ODIA HABLAR POR TELÉFONO

Al mismo tiempo que las clásicas llamadas telefónicas pasan de moda, los mensajes de voz toman protagonismo. Sin embargo, parece que no hay grandes diferencias entre una y la otra. No obstante, sí que las hay.
De hecho, enviar un mensaje de voz puede ser más rápido y conveniente que hacer una llamada. Los voices tienden a ser cortos y rápidos, a no que ser que estés hablando del último acontecimiento importante en el grupo de amigos.

¿Que pasa con las llamadas de emergencia?

Aunque la Gen Z odia hablar por teléfono, hay casos excepcionales, en donde ese desagrado pasa a segundo plano. Las emergencias siempre serán eso, emergencias, y allí no hay tiempo para charlas cortas ni introducciones innecesarias.

Igualmente, durante una verdadera emergencia, es poco probable que alguien tenga tiempo suficiente como para escribir un mensaje o enviar un mail. En cualquier otro caso, en el que nada sea urgente y no exista ningún tipo de riesgo, el mensaje escrito o el voice serán la mejor opción.